sábado, 13 de junio de 2009

Pedro Francisco, de la Asociación en Defensa de los Hipotecados de Málaga, exige soluciones para los hipotecados en Paro

La recién nacida Asociación en Defensa de los Hipotecados realiza hoy viernes 12 de junio a las 12 horas su primera demostración pública con una concentración frente a la sede del Banco Santander en Málaga (Armengual de la Mota). “Es sólo el inicio, vamos a realizar más movilizaciones en prácticamente todos los bancos”, asegura Pedro Francisco Sánchez, uno de los vocales de esta plataforma y miembro de la Agrupación “Julián Grimau” del PCA y de la Asamblea de IULV-CA de la Carretera de Cádiz.

Con 31 años, reside en la barriada de Maqueda, está casado, sin hijos, hipotecado y en paro. Se considera “un privilegiado” dentro de un grupo de ciudadanos mayormente jóvenes. “Nosotros no nos negamos a pagar la hipoteca, sabemos que hemos contraído unas obligaciones y queremos cumplirlas, lo que pasa es que no podemos. Especialmente familias en paro con 500 euros de subsidio para pasar el mes si encima les obligas a pagar las letras ¿con qué comen? Pero vemos que los bancos no están por la labor”, explica.
¿Cuándo firmó la hipoteca? ¿Por cuánto? ¿Y la cuota mensual?
El año pasado, en julio por 190.000 euros aproximadamente y en aquel momento eran 650 euros al mes.
¿Tenía trabajo entonces?
Sí, tenía un contrato indefinido. Estaba en la misma empresa desde hacía cuatro años, era comercial de embutidos ibéricos. Mi mujer también estaba trabajando.
¿O sea, contaban con dos sueldos?
Sí, llevábamos cuatro años juntos, teníamos proyectado casarnos y necesitábamos nuestra propia vivienda. Estuvimos mirando en Málaga durante bastante tiempo, pero las condiciones eran mucho peores y los precios más caros en la ciudad. Entonces salimos del núcleo urbano y nos fuimos a Maqueda para buscar algo a nuestro alcance. Hay mucha gente que piensa que nos hemos hipotecado por encima de nuestras posibilidades. Ni mucho menos. No hemos comprado chalés ni adosados con piscina.
¿Cómo es su casa?
Tiene 65 metros cuadrados, una pequeña terraza y garaje.
¿El problema para usted llega cuando se queda sin trabajo?
En enero de este año me quedo en el paro. Mi mujer todavía conserva su puesto. Yo dentro de lo malo soy un privilegiado dentro de la asociación porque mientras me dure la prestación, en principio por unos meses, con dificultades, podemos seguir pagando pero en la asociación hay casos bastante dramáticos, de gente que lo está pasando muy mal.
¿Por ejemplo…?
Hay gente que tiene dos o tres hijos, llevan 8 o 9 años pagando sus cuotas y actualmente que están en paro con un subsidio de 400 o 500 euros reciben llamadas diarias de los bancos diciendo que si no hacen frente a las letras de la hipoteca les van a echar a la calle. Hay padres y madres que han puesto de aval su casa ya pagada para que los hijos puedan comprar otra casa y ahora con el hijo en paro sin poder pagar las letras de la hipoteca, el banco dice que una vivienda no es suficiente y que también tienen que poner en subasta la casa de los padres. Es decir, que pierden las dos casas.
¿Por qué cree usted que es necesaria esta asociación?
Porque aparece en el momento adecuado y es necesario aunar las fuerzas y los intereses de los más débiles. Hay que crear el ambiente necesario para que desde el Gobierno se dé un respiro a la gente que no podemos hacer frente a la hipoteca. Todos vemos cuál es la situación económica actual. Visos de una solución rápida no hay y los bancos van sin ningún tipo de escrúpulos, a embargar, a por todas. ¿Qué peor cosa hay cuando están en paro que te llame el banco todos los días para decirte que si no pagas te vas ir a la calle con tu familia? Para cualquier persona que esté en una situación complicada esto le mata, hablamos de familias con hijos, de personas mayores, hablamos de auténticos dramas.
¿Qué es lo que pide la asociación realmente, una moratoria en el pago de las letras?
La asociación intenta por encima de todo que por parte del Gobierno se busquen soluciones. Los que estemos desempleados y no podamos hacer frente a las cuotas de las hipotecas pues que se nos exima del pago durante ese tiempo. Nosotros no nos negamos a pagar la hipoteca, sabemos que hemos contraído unas obligaciones y queremos cumplirlas, lo que pasa es que no podemos. Especialmente familias en paro con 500 euros de subsidio para pasar el mes si encima les obligas a pagar las letras ¿con qué comen? Pero vemos que los bancos no están por la labor.
¿Usted ha intentado negociar con su banco?
Sí, igual que otros y te dicen que está bajando el euribor, que cuando toque la revisión ya se verá. De la ley esa que sacó el Gobierno de reducir la cuota al 50% durante un año cuando se lo comentas al banco poco menos que se ríen de ti porque no están obligados. Dicen que no, que como mucho te amplían la cantidad de tiempo de pago en dos, tres, cuatro años. Y poco más. No recibimos soluciones por parte de los bancos.
¿Por qué la protesta de hoy se realiza frente al Banco Santander?
Lo hemos decidido en la asamblea porque es uno de los bancos más fuertes y de los que más hipoteca ha dado. Es sólo el inicio, vamos a realizar más movilizaciones en prácticamente todos los bancos. Ha salido la noticia de que el Gobierno está planteando otros 9.000 millones de euros para los bancos, lo que nos preguntamos es quién ayuda a los pobres, los parados, la gente que está perdiendo sus casas.
¿Cómo están siendo los primeros pasos de la asociación?
Recibimos entre 20 y 30 llamadas diarias de personas que se interesan por nuestra actividad y muchos de ellos se apuntan o se derivan a los abogados de Ausmin (Asociación de Usuarios del Mercado Inmobiliario) y Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios) para que les ayuden en su renegociación de hipotecas.
(Un reciente INFORME realizado por el Área de Juventud de la Diputación de Málaga indica que en 1.900 hogares de jóvenes de la provincia todos los miembros activos están desempleados, y hay otros 6.287 hogares donde sólo un miembro de la pareja es laboralmente activo, lo que implica mayor vulnerabilidad en caso de pérdida de empleo. Así, el 10% de los suscriptores de hipotecas menores de 35 años (7.553) considera muy probable no poder hacer frente al pago de las cuotas en los próximos meses).

Aquellos que quieran contactar con la Asociación en Defensa de los Hipotecados puede escribir a defensahipotecados@hotmail.com

2 comentarios:

  1. Lo que había que haber hecho es una asociación hace tiempo para explicar a la gente por qué no debía hipotecarse.

    ResponderEliminar